David Pynchon mirant l'abisme...

Zona de joc: Shadow of the Colossus

Destarifat el dimarts, 10 setembre, 2013 per orwellkill

Shadow of colosusEn una tierra perdida en el tiempo, un jinete cabalga a lomos de su caballo en plena noche. A través de montañas, lagos y valles, lleva consigo el cuerpo apagado de una doncella. Su destino: la tierra prohibida.

Una tierra donde descansan seres antiguos. Seres poderosos, legendarios.

That place…began from the resonance of intersecting points…
They are memories replaced by ens and naught and etched into stone.
Blood, young sprouts, sky – and the one with the ability to control beings created from light…
In that world, it is said that if one should wish it, one can bring back the souls of the dead.
But to trespass upon that land is strictly forbidden…

A lo largo de la enorme sala, dieciséis estatuas, ocho a cada lado, custodian inmóviles un altar de piedra bañado en luz. Desmonta su caballo y, delicadamente, la deja descansar sobre la piedra.

Dormin, el ser que habita la tierra prohibida, hace un pacto con él: “destruye los dieciséis colosos y traeré de vuelta el alma de la doncella.” Pero advierte:

But heed this: the price you pay may be heavy indeed.

…incertidumbre

Ante él se extiende un vasto territorio. Inhóspito. El y Argo, su montura, no tienen más compañía que el sonido del viento.

…soledad

Al alzar su arma, la luz de aquellas tierras se refleja en el filo de su espada, proyectando múltiples rayos que solo convergen allá donde descansa el próximo coloso. Pero más importante que saber su destino, es hallar el modo de llegar hasta él.

…sencillez

shadow-of-the-colossus-244845A lo lejos divisa lo que parece un montón de ruinas. A medida que se va acercando, la tierra empieza a temblar, y el montón de ruinas a moverse. La sombra cada vez se va acercando más a él, inmensa, hasta que aquel montón de ruinas tapa el sol, mostrándose como un gigante de piedra y tierra. Un gigantesco obstáculo entre él y su objetivo.  Alza su espada, y la luz reflejada le muestra los puntos debiles de su implacable enemigo. Una vez más, el camino es más importante que el destino.

…intensidad

La tranquilidad de un pequeño bosque a mitad de camino. La inmensidad del mar, rugiendo allá abajo, en los acantilados del sur. Ese compañero inesperado, que te acompaña por un momento para luego perderse otra vez en el cielo.

…belleza

Porque todo llega a su fin, y ningún esfuerzo es en balde, sea cual sea el precio a pagar.

…esperanza

  • 3 comentaris